Etapa 11

Requejo-Laza 76,1 Km

   


Atrás

Adelante

                                                                                                          Atrás                                                                                           Adelante

            Esta es una de las etapas más duras, ya que en ella deberemos superar tres importantes puertos, Padornelo, A Canda y O Cañizo; por otro lado, también es importante porque ya entramos en Galicia, más concretamente en Ourense, con lo que vemos más cerca Santiago.

            En Requejo encontramos una doble señalización (flechas amarillas y señal en madera) y seguimos las flechas amarillas que nos introducen en el pueblo y nos llevan hasta el cementerio y encontramos una triple señalización. Por la cañada y por la N-525. Los ciclistas recomiendan hacer la subida por la antigua (no la nueva ni la autovía) N-525. Tras 8 km de subida, y tras pasar el tunel, Después, por un camino que deja a la izquierda las antenas desemboca en la moderna N-525, que cruzamos (se puede continuar por arcén) para entrar en Padornelo (Km. 10,2/10,2).

            Atravesamos el pueblo y volvemos a la N-525 hasta encontrarnos con una gasolinera. Dos km después tomamos la carretera (antigua N-525) que lleva a Lubián. Es un descenso bastante fuerte, que hay que realizar con cuidado, pero muy escaso tráfico. A 2 km aproximadamente, y al salir de una curva con protectores de piedra, se toma una bonita senda a la izquierda, paralela por la izquierda a un canal del que rebosa agua e inunda el camino y con frecuencia lo hace impracticable. Por esto es mejor no dejar la carretera y por ella llegamos a Aciberos (km 3,9/14,1).

            A partir de aquí, dos opciones, la primera sería continuar por la carretera hasta Lubián y la otra es seguir en descenso, que tras partir de la iglesia, nos lleva por un camino muy bonito y cuidado por las gentes de ambos pueblos; pero hemos de tener cuidado ya que a pesar de estar bien señalizado se cambia de dirección zigzagueando varias veces. Tras cruzar varios puentes, ascendemos y entramos en Lubián (Km 4,1/18,2).

            Una de las primeras casas es el Albergue y una casa rural "Casa Irene" cuya dueña (Reyes) es amiga de los peregrinos. El camino para subir a La Canda está muy mal (atraviesa zonas muy cerradas y en ellas, el avance ha de hacerse estilo jabalí) ya que aún no se ha arreglado. Es preferible subir por la antigua N-525 (atención, no confundir con la moderna N-525 ni con la autovía). Esta vieja carretera está señalizada con flechas y pasa por el cruce de Chanos y por el de Hedradas, no tiene casi tráfico y a los 8 kilómetros nos deja en el alto, justo en el límite entre Zamora y Orense. La carretera pasa por la ladera que los túneles de las carreteras nuevas atraviesan. Dejaremos estos túneles por debajo. Para ello, el el punto donde empieza la carretera de acceso a la autovía, encontramos flecha amarilla que nos conduce por una bajada pronunciada y en una curva cerrada a la izquierda, los indicadores nos manda al Santuario de la Tuiza. Descendemos camino encementado, pasamos un puente (zona de recreo) y llegamos al santuario. A unos 700 m desviación para seguir senda. A partir de aquí seguimos la N-525.

            En el alto tenemos una escultura que marca el camino de descenso por pista (también es posible continuar por la antigua N-525 y coger el desvio a Vilavella o continuar hasta A Gudiña) y llegamos al primer pueblo gallego A Canda (Km 8/26,2).

            Pasamos por la iglesia y salimos por carretera a la altura de una parada de autobuses a la izquierda. Continuamos por carretera de acceso a la N-525 hasta tomar a la izquierda un camino que sale detrás de una valla quitamiedos por el que continuamos (izquierda de la Nacional) hasta llegar a Vilavella (Km. 3,1/29,3).

            Como en todos los publos de Galicia, la travesía a través del pueblo está marcada por cerámicas en los muros. Casi al final del pueblo una escultura nos manda a una camino encharcado y empedrado en fuerte descenso, donde se salva el agua pasando sobre grandes losas de granito colocadas por la Xunta. Al poco llegamos a la ermita de la Virgen de Loreto y poco después a O Pereiro (Km. 3,6/32,9).

            A la salida de O Pereiro comenzaremos una subida continua, que finalizará pasado O Cañizo en el Alto do Cañizo. Zona muy calurosa pero con enorme cantidad de flechas amarillas. Después de un par de cruces y de atravesar u arroyo, las indicaciones hacen girar a la izquierda cuando la tendencia es seguir de frente y pasar un bonito puente. Atravesamos carretera comarcal y por puentecillo sobre la vía férrea y llegamos a O Cañizo (Km. 5,2/38,1).

            Salimos del pueblo por un sendero de unos dos kilómetros, hasta que por una carretera cruzamos la autovía por un paso elevado y llegamos a A Gudiña (Km. 3,6/41,7).
Si queremos llegar al albergue, seguir por la desviación de Viana do Bolo. Magnífico albergue de 24 plazas. En este pueblo se bifurca el camino hasta Ourense. Nosotros por Laza.

            Salimos de A Gudiña por la vertiente norte que pasa por Laza. La calle paralela a la nacional, nos conduce subiendo a una carretera comarcal y por ella hasta el Alto do Espiño (1098 m; Km. 3,71), seguimos por carretera y a unos 200 m encontramos el desvío de Venda do Espiño (Km. 4/45,7).

            No es necesario entrar en el pueblo, continuamos por carretera, pasamos el desvío de Sarracedo, continuando de frente y al llegar a una caseta de autobús , a izquierda para subir a Venda da Teresa (Km. 3/48,7).

            Al finalizar la población, izquierda por pista, que tras varios cruces no lleva a una carretera distinta a la que traíamos y que tomamos a la izquierda y en menos de un kilómetro alcanzamos Venda da Capela (Km. 2,6/51,3).

            En ella, en la primera casa a la derecha, la señora Irene puede preparar algo de comer. Atravesamos por la misma carretera por la que veníamos dejando la estación a la derecha. Y apoco menos de un kilómetro abandonamos momentáneamente la carretera por un camino a la izquierda, para volver poco después de nuevo a la carretera y tras 1,5 km descendemos hasta Venda do Bolaño (Km. 3,1/54,4).

            Continuamos por carretera y a algo menos de 3Km abandonamos la carretera por un camino bien marcado a la izquierda. La pista va subiendo, pasando junto a una antena meteorológica. Finalmente abandonamos la pista principal a la derecha y descendemos fuertemente hasta desembocar en una carretera y a la izquierda para entrar en Campobecerros (Km. 6,8/61,2).

            Entramos a la altura del cementerio, junto a una iglesia, siguiendo de frente sin cruzar el puente. Siguiendo las indicaciones llegamos a una carretera con la indicación de Portocamba; siguiendo por ella, y tras superar un duro pero corto ascenso, bajamos hasta Portocamba (Km. 3,2/64,4).

            Salimos de Portocamba por una carreterilla en ascenso hasta un Milladoiro o Cruceiro, donde nos desviamos por pista a la izquierda e iniciamos una fuerte bajada hasta Laza. Hay un primer desvío señalizado a la derecha y tras varios cruces llegamos a As Eiras (Km. 5,1/69,5).

            Al entrar, giramos a la derecha para encontrar a la salida una agradable área de descanso. A partir de aquí seguimos el largo descenso por carretera hasta Laza. Ya casi llegando, cogemos desvío a la derecha por una senda que tras varios cruces y después de desembocar en la carretera de Trez y que después dejamos para entrar en Laza (Km. 6,6/76,1).